sábado, 19 de septiembre de 2015

La "Desa" del Novillero


Hace ya más de un año publiqué una entrada sobre este tema, pero siempre me da la sensación de que las historias quedan cortas. Y es verdad, porque aunque los hechos los hubiéramos vivido, nunca podremos contar la verdad "verdadera". Así que nos conformaremos con ir contando las cosas como creemos que pasaron en función de la documentación que va apareciendo.

Y ese ha sido el caso. Desde el anterior artículo, ha llegado a mis manos en mi última visita, un documento importante, desde mi punto de vista, claro. Mi primo Luis Domínguez Ramírez, creo que de sobra conocido, me ha prestado el libro de cuentas de la sociedad que se constituyó en 1.885 por 139 vecinos de Nogales para ir pagando el remate que dos paisanos, Don José Bernáldez Grinda (ya sabemos quien era) y el entonces alcalde D. Eusebio Contreras Días (Bisabuelo de Juan Fito Rodríguez).

Esto nos aporta mucha luz sobre cómo fue aquello que supuso la pérdida para Nogales de los pocos recursos a los que tenían acceso todos los vecinos de Nogales: Lo que se llamaban Los "Propios" o los terrenos comunales para entendernos. Y seguro que hay más que poco a poco iremos deshaciendo.

Pero empecemos por el principio:

La "Desa" o Dehesa del Novillero:    


    Parece ser que la dehesa del Novillero no pasó a los Enriquez en 1344, permaneciendo en propiedad de un tal Pedro Carrillo. A quien le había dado Nogales el rey Alfonso XI cuatro años antes.

    En 1502, Gonzalo Mexia Carrillo e Inés de Guzmán donaron a su hija María dos dehesas, Palacio y Novillero, quien se las vende (con todas sus tierras y molinos) a Gómez Suarez de Figueroa, II conde de Feria. 
     Posteriormente el duque cede su uso al municipio, siendo durante varios siglos la finca comunal. 
      Tiene una superficie actual de 384 hectáreas. Y digo actual porque estoy seguro que en otro tiempo incluía a El Regío, que se vendió mucho antes a un influyente político; al que debemos la triste gracia de que la carretera y la cañada Real Madrid-Portugal no transcurran por donde "va" el camino, con mucho menos pendiente para todo tipo de vehículos que por el Alto del Puerto. Todo hay que decirlo. Bueno, de las 384 has. unas 64 eran Dehesa Boyal (para bueyes), reservada por el Duque para el mantenimiento de las yuntas de los del pueblo que labraban sus tierras y que les pagaban el noveno de su cosecha. La dehesa boyal se encontraba entre el Cordé (carretera de Salvaleón) y el sexmo que termina en el Regío. Todos hemos oído hablar del "Corrá lasvacas".

     La Desa es atravesada por dos caminos públicos: Nogales-Salvaleón y Almendral-Salvatierra de los barros y actualmente por la carretera que lleva a la Presa. Y cuando se hizo su división se le señalaron dos sexmos (caminos para los comuneros propietarios de las acciones):
        En las escrituras de cada una de las acciones dice: "Esta finca tiene a su favor el derecho valorado en 15 ptas de servirse de dos zonas o sexmos de ocho metros de extensión para paso de personas y ganados que lo aprovechen, conduzcan o no frutos y efectos de labor, carga impuesta sobre las suertes que se han formado de la antigua dehesa del Novillero; de cuyas zonas, la llamada primera atraviesa referida antigua dehesa del Novillero de este a oeste y la que llama segunda arranca de la mitad de la primera y muere en la dehesa del Regio…”
Foto: de Facebook de subida a Monsalud

         Y continuando con el cuento, varios fueron los siglos, XVI; XVII; XVIII que el pueblo usaba y se beneficiaba de los recursos de la Desa. La gente llevaba su "guarrito pa la matanza" allí para la montanera, sus caballos y bueyes a pastar, el Ayuntamiento alquilaba "la labó" y aprovechamiento para ovejas. Tenían de vez en cuando largos contenciosos con los mesteños de Soria y sus inflexibles tribunales, cuyas apelaciones terminaban en los tribunales de la Real Chancillería de Granada. "Na, la cagáunquinto" . Varios son los expedientes que he encontrado en Internet sobre juicios de los nogaleños contra estos privilegiados, de los que muchos somos descendientes, que campaban a sus anchas por todo el término, incluso en épocas que no les correspondía. Aún estoy destripando esta documentación, cuya dificultad en su lectura me agota a menudo. Pero que tarde o temprano os he de contar.
Entrado el siglo XIX empiezan las desgracias. España está totalmente hipotecada, sobre todo después de la Guerra de la Independencia, y el Gobierno decide amortizar la deuda pública expropiando bienes a las llamadas "Manos muertas" (Nobleza y Clero) que no las podían vender. En los años 30 se promulga la LEY que da lugar a la llamada Desamortización de Mendizábal y se le expropian bienes a la Iglesia principalmente. 
En Nogales tenemos como prueba de la aplicación de esta ley la expropiación de la Jarilla al Convento de Santo Domingo de Badajoz. Tras su subasta se queda con ella la familia Romero de Tejada de Almendralejo. Los padres y tios de Carolina Coronado.
En Nogales no fue mucho lo expropiado pues la Iglesia tenía poco. Solo las propiedades que tenían algunas cofradías como la de Nuestra Señora del Rosario, a la que se le expropia el olivar que está al final de la calle de San Juan y del cual tengo la documentación con los pagos de su remate por haberse comprado después mi bisabuelo Romualdo.
Como el Estado no satisfizo la deuda con todo lo que le expropió a la Iglesia, y sumida España en la ingobernabilidad de costumbre, en 1855 Madoz propone realizar expropiaciones a los Ayuntamientos, bienes "de Propios" y "comunales". Y nos tocó la china después de la I República. A Nogales se le expropian todos los aprovechamientos que tenía, los productos de sus encinas, las rentas que cobraba de muchas casas del pueblo y su finca comunal "La Desa".

No tuvo que ser un proceso corto y sencillo, porque hasta mediados de los 80 no salen a subasta. Y de 1.866 tengo las cuentas que presenta Juan José Ramírez Martín (hermano de mi bisabuelo) de ingresos y gastos del Ayuntamiento, entre cuyos ingresos se encuentran los producidos por los aprovechamientos de "Propios" 
        Pero en diciembre de 1.884 sale a subasta la Desa y a continuación todos los demás lotes de aprovechamientos del arbolado (encinas principlmente) que eran del Ayuntamiento aunque el suelo fuera de particulares. Estos particulares tienen que contratar a intermediarios que se encargan de asistir a las subastas y adquirir los pies de encina que están en las fincas de los vecinos.
En el BOP de Badajoz aparecen todos estos remates y adjudicatarios en tres días de diferentes meses de 1885. Si los queréis ver pinchad aquí.

           Para la subasta de la Desa, los peritos del Estado la dividieron en 7 quiñones en función de situación y calidades, y trazazos en dirección norte-sur. De la dehesa Boyal solo se subasta el vuelo (arbolado). Aún me pregunto porqué no el suelo. ¿No era ya del Ayuntamiento? Pues a lo mejor no. Lo mismo estaba ya vendido como otras zonas: los LLanos, los madroñales, cercas del Ejido,....
A la subasta de los quiñones asisten dos personas de Nogales para que la finca sea adquirida por gente del pueblo. Don José Bernáldez Grinda, abogado de secano y enreda por herencia, que puja en Badajoz, y el alcalde D. Eusebio Contreras Díaz (su casa, calle la Iglesia nº 4) que se va a Madrid a quedarse con el arbolado de la Dehesa Boyal y el quiñón 6º.

     Las fincas se adjudican a los dos el 31 de diciembre de 1.884, y en marzo de 1.885 se publica en el BOP.

     Entiendo que cuando el Grinda y Contreras fueron a las subastas sería en representación de los vecinos de Nogales. Y supongo, que ya estaría constituida la sociedad para hacer los pagos en 10 plazos anuales. De 1.885 a 1894.

Aquí es donde entra el libro de contabilidad de D. Victor Gómez Salguero, abuelo materno de la abuela paterna de Luis Domínguez, Teresa Bernáldez, y que era secretario del Ayuntamiento. En este libro se contabilizan todos los pagos e ingresos de la sociedad y qué personas los hacen.

Por él deducimos que empezaron 139 vecinos a aportar dinero para cada plazo. Que había tres tipos de acciones o aportaciones, que para el 2º plazo quedan en dos, pues los menores desaparecen. Para quedar al final solo 53. de los que 21 eran grandes accionistas y el resto minoristas.
Como se ve en el primer plazo que os pongo a continuación, había aportaciones de 25 ptas, de 61 ptas y de 872 para los más pudientes. Deducimos también que la desa se arrendaba. Hasta el año 1892 a Victoriano García Torres(casa de los Carmeluchos) pariente de los García (Alfonso) y de una rama de los Dominguez (Vitoriano y Fernando el Inglés) y de los Carrasco. Pero éste se arruina por esa época y después la alquilan Ildefonso Torres Lozano e Ildefonso Torres Ramírez.
Resulta extraño que el Alcalde Eusebio abandona la sociedad después de hacer el primer pago. Posiblemente andaba en dificultades de liquidez....
Aquí os pongo algunas páginas del primer plazo. Seguro que encontráis nombres de antepasados vuestros, seguro









 Como podéis ver una gran representación del vecindario. Lo que sigue es la cancelación de la hipoteca (supuesto crédito que le había dado el Estado para pagar en 10 plazos). Se levanta la hipoteca en Badajoz el 5 de septiembre de 1895, para lo que Don José Bernáldez presenta las liquidaciones de cada quiñón visadas por el interventor. Tenemos la Escritura original. De la que hemos sacado también muchísima información.

Una vez pagada por todos empieza el reparto. Cada uno tiene asignada una parte de terreno proporcional a su aportación. Pero hay aportaciones demasiado pequeñas que no dan para vivir y supone una dificultad para dividir. Por lo que los pequeños accionistas se ven de alguna forma obligados a vender para poder hacer parcelas más grandes que solo pueden comprar los que tienen más dinero. Primero se hacen pedazos de unas 10 fanegas, con algún pico en cada quiñón. En total 67 pedazos, sin contar, ya he dicho, con la dehesa boyal. Tengo entendido que más tarde, estas 10 fanegas se convierten en media acción, siendo las 20 la acción completa. En la mayoría de las escrituras de compra aparece el Bernáldez como vendedor y se van adquiriendo en un largo periodo de tiempo. En los primeros 20 años del siglo XX.

Está claro que lo que la Desamortización produjo en Nogales fue un verdadero proceso de privatización de fincas comunales que deja desamparados a los pequeños labradores que no tienen dinero para comprar en ese momento. 

Muestra del perjuicio que se le hace a los más pobres, es esta reseña que he extraído de un periódico de diciembre de 1.905. El alcalde debía ser D. José Bernáldez y Bernaldez, padre de Andrea Bernáldez, madre de Pepe Torres.



1.945

1.956

2.013






3 comentarios:

Lorenzo Gallego Guijarro dijo...



¡¡¡¡¡ Que maravilla de historia y exposición. GRACIAS !!!!!

Lorenzo Gallego Guijarro dijo...


Como estoy recién aterrizado en este maravilloso blog, no sé si estará publicada la historia desde las noticias mas antiguas conocidas de la finca LA BEJARANA.
De no ser así, le agradecería noticias al respecto. MUY AGRADECIDO

Carmelo Ramirez dijo...

Muchas gracias por apreciar el trabajo. Respecto a La Bejarana, algo hay. Aparte de las referencias que vienen en el archivo de la casa ducal, puedes empezar con ver el catastro del marqués de la Ensenada, en su página http://pares.mcu.es/Catastro/servlets/ServletController?accion=4&opcionV=3&orden=1&loc=8524&pageNum=3
Era un poblado con término propio, como Monsalud, y por ello le hicieron también el interrogatorio para ver su riqueza, aunque siempre estuvo "despoblado", no tenía zonas fértiles atractivas para sus posibles colonos.

Pero si quieres más información, aunque tanta como la Desa no tengo, me puedes escribir a blogalescarmelo@gmail.com

También puedes seguirnos en https://www.facebook.com/blogales/

Un saludo