lunes, 30 de abril de 2018

El desgraciado verano de 1.917

      Por las fiestas de nuestro patrón pasadas, hice referencia a lo acontecido en el verano de un siglo atrás.

        Encontré una noticia en el periódico sobre la
muerte de algunos niños de familias de "importantes" de entonces. Se trataba de la hija del secretario del ayuntamiento y del hijo del veterinario. Pero nunca podía haber imaginado el número total de los que murieron a causa de esta enfermedad. El sarampión.



      Ahora que estoy revisando el archivo de defunciones, he podido contar los niños que, entre junio y octubre, murieron de sarampión.

La primera en Junio
      Y fueron 32 los diagnosticados. Amen de otros tantos que murieron de distintas y variopintas enfermedades. Éstas son las cifras:
- 2 en junio
- 12 en julio
- 14 en agosto, y
- 2 en septiembre
TOTAL.....   32 niños en edades que van desde los pocos meses a los 9 años.



Lo que debió de ser aquello. 32 niños. En algunos días enterraron a más de uno.
¿Os lo podéis figurar?
En nada se parecía nuestro cementerio al actual


Esas continuas procesiones "Parriba". Esos llantos. Esos silencios. Esas miradas que no hacía falta decir nada.....


Pedazo de verano. Como para no mirar al cielo. Chacho. 








Arqueología Escolar 1.966


Reválidas

          Una joyina rescatada para unir a mi expediente académico.

          Después de analizarlo, no se si diagnosticarme como de Altas Capacidades (Superdotao) o de Necesidades Educativas Especiales (NEE). Vamos, torpe.

         Para mí que en aquella época no había ni psicólogos. Dificilmente podía haber diagnostico. A la menor deficiencia o déficit, el maestro de orquesta movía la batuta. La cuestión estaba en que tocabas en tres orquestas: tu escuela,  tu casa y tu Iglesia. Y cabía la posibilidad de que desafinando en una, recibieras batuta en las tres. Fomento de la inteligencia emocional, tan demandada en estos tiempo.

            El maestro que firma; Don Felipe Quiñones, de Fuente del Maestre. Muy bueno, por cierto. O al menos, ese es el recuerdo.













domingo, 29 de abril de 2018

1812 Emboscada a los franceses en Monsalud



     De vez  en cuando me gusta pasarle el rastrillo a los cabezos de Monsalud por si pillo alguna liendre. Y mira por donde, ayer le encontré un piojo que llevaba en el puerto Los Maderos 206 años. Desde el 31 de enero de 1.812.
    
      Se trata de un encuentro de una emboscada que una partida del Marqués de Monsalud a una columna de "gabachos" que venían de cobrar el impuesto revolucionario en Salvaleón. Traían presos al alcalde y al escribano. 


        Hacía ya 8 meses que había pasado la Batalla de la Albuera, y aunque ganamos, no valió para mucho, por no decir para nada. Los Franceses se volvieron para Badajoz, los nuestros para Sevilla, y portugueses e ingleses para Lusitania a lo que viene siendo el tema de paños para cuarto de paños.

        Los Franchutes seguían campando a sus anchas por estos andurriales, recolectando ganado, joyas, dinero y todo lo que se terciaba, obligados ambos bandos a mantener una guerra de guerrillas.

        A media legua (Unos 3 kms) de Nogales, se produjo otro de los muchos triunfos de la partida del Marqués de Monsalud, mientras él se encontraba haciendo de las suyas por Yelves (Elvas). 




Para más información del Marquesado de Monsalud








            El antiguo camino a Salvaleón discurría (y discurre mientras no se diga lo contrario) atravesando la sierra de Monsalud por el puerto de los Maderos, al oeste del pico La Cruz, pasando por el cortijo principal de la finca.     



              Los ingleses como siempre, dejando a deber. Todavía dos años después de su estancia no habían pagado el forraje que se comieron sus caballos. Vamos, que 3 vecinos de Nogales estoy seguro de que se quedaron sin cobrar. Sin contar con algún otro que tras dejar alguna caballería a las tropas, quedose también descabalgado al fin. A patitas tuvo que ir a Zafra 2 ó 3 veces a ver si era capaz de cobrar algo. 

 

Os explico:

          Este documento es un poder notarial que da el alcalde de Nogales en 1.814, Don Fco Lucio García (aún quedan muchos descendientes suyos por Nogales: García, Domínguez, carrascos...) a un abogado de Lisboa, Tadeo Saenz de Urraca, para que intente cobrarle al ejercito británico el forraje que se le dio para alimentar a su caballería.

          Hasta estos momentos, que yo haya visto en algún documento, para mí que pasó lo mismo que con Gibraltar. Santa Rita Rita ....