sábado, 4 de octubre de 2014

La calle del patrón


              Como han ido cayendo en mis manos imágenes de la calle del Patrón, me he decidido a hacer una breve exposición e historia de la misma. Todas aquellas personas que puedan aportar algo, adelante.
         Ha sido mucho tiempo la calle principal. En ella hay edificios muy importantes en la historia de Nogales. Aparte del Ayuntamiento y la Ermita de las santas, están la cárcel (en la que en otro tiempo vivía el alguacil Tinoco y señora); el Granero en donde se guardaba el grano para el Duque; el Corral del Concejo en los "corralones" de Carrasco (después pasó a donde están las escuelas; el cuartel de la G.C. de 1923 a 1966, y que después fue consultorio y casa para todo antes de terminar como Casa de la Cultura(?); el Pósito Nacional y tahona (Banco del trigo) entre las casas números 30 y 32 actuales; la casa curato en la actual 34; la farmacia de Celita y el bar del "Gorda"(Angel)que compartían la actual casa de Abel Fernández Borrego. El Estanco-comercio de Paco Fito, abierto por su padre, Juan Fito Boluda, a principios del s.XX en la casa de "porbajo".

        En ella se celebraba la Feria hasta mediados del siglo XX que pasó a la plaza. 

         La calle ha tenido muchos nombres:
- Calle de Los Mártires, hasta mediados del XIX. Tenía una ermita chica, llamada " de los Mártires", donde ahora está la de Santa Justa y Rufina.
- Calle de la Plaza. Tercer cuarto del XIX. Llamada así por la plaza que formaban en el Ayuntamiento la de San Juan y la de la Iglesia.
- Calle San Cristóbal. Finales del XIX y principios del XX. Y definitivamente después del 37.
- Calle de Pablo Iglesias (el de Podemos, noooo). Durante la Segunda República.
- Ultimamente, hay gente que la nombra como la calle del "Chocolate" ????


Foto de 1.901. La casa de José Castillo aparece con su fachada original. El caballete de Carrasco con sus árboles; el Ayuntamiento y Granero igual que ahora. Empedrada y sin aceras 

Cuadro de los años 20 sobre la fotografía precedente de 1.901. Apréciese el cambio en la fachada de la casa de José Castillo Domínguez. En lo demás es una mala copia de la foto: el muchacho en medio de la calle, el burro con el serón y grupos de personas hablando a la altura de la casa de Juan Manuel Salas. 

Foto actual. 5/10/2014 a las 10:30. Algunos cambios: aceras, alquitrán, recorte de caballete y árbol; aparición de palmera; cambio de fachada de Castillo Domínguez; elevación techo granero; coches...


Foto día del Corpus en los años 30. Se aprecian los postes de la luz.


Foto desde el cancel de la Ermita. Años 50. A resaltar la acera incompleta; los "ocalistos" del Cuartel y el hombre en la puerta del estanco.


Foto desde arriba. Verano de 1964. Aceras terminadas. La ermita con su balcón y lápida de los caídos. Seiscientos de Don José Alcaide, el médico (posiblemente el fotógrafo) y buena gente por la calle.
1.969      Foto: José Álvarez Torres
(Personas que aparecen: Teodoro Ríos o Juan José Naharro. Mujer subiendo ???. Abajo a la izquierda, en caballete de Isabel Lozano: Cirilo Lozano y José Antonio Ramírez.)A la izquierda, aletas y puertas del "Doscaballos" de Nicasio Torres

Como bien dice José Antonio Bernáldez, me he dejado para atrás Las Callejinas, tan importantes para desahogar esta calle tan larga. De una a otra cruzaban burros, piaras, rebaños y manadas de variopinta "bichería". Peculiar era su olor, producto de las micciones de "tol" que venía de los bares y no llegaba a su casa. Zagales jugando a echar "Inas" y navegando en contra del viento, en esos días infernales, cuando su fuerza arrastraba piaras de jaramagos rodando para donde se terciara y zarandeando el ramaje del paraíso del caballete de Carrasco y haciendo caer sus "reventines". Perro que con el rabo entre las patas se batían en retirada obligada tras pasar cerca de un grupo de zagales sin "Playstation"de de última generación.



                                                                        




2 comentarios:

Jose Antonio Bernaldez Fernandez dijo...

Falta algún comentario a la "Callejina de Jarones", las ventoleras de los inviernos y las carreras cuesta a bajo con el "babi" como paracaidas...

Carmelo Ramirez dijo...

Tienes razón, las callejinas son un elemento importante de la calle. Aunque son estrechas, suponen un desahogo. Sin su existencia, la vuelta que hay que dar le quita las ganas al más pintao. Aunque subir por ellas era también todo un esfuerzo. Con aportaciones del personal iremos completando el callejero.