martes, 1 de marzo de 2016

La Jarilla




LA  JARILLA


        Uno de los elementos principales que conforman la estructura socioeconómica de Nogales es la propiedad de la tierra. Nogales ha sido un pueblo eminentemente agrícola y ganadero, por lo que la evolución de la tenencia de la tierra es esencial para entender la situación actual.


             Las grandes fincas de la época ducal se fueron parcelando debido principalmente a dos procesos político-sociales que se produjeron en el siglo XIX: Las Desamortizaciones (En Nogales principalmente la de Madoz 1855) y las compras al Ducado (Alguna ya en el XX). Todo ello hizo que en las más de las ocasiones tuvieran que dividirse para su venta. Ejemplos los tenemos en Los Entrines, Maricara, Santa Justa, la Desa y los baldíos de los Llanos, Jarales, Ejido, etc.


          Pero no siguió el mismo proceso la Jarilla, y eso que se puede decir que fue la única finca a la que afectó la Desamortización de Mendizábal en Nogales, siendo expropiada en su totalidad a la Iglesia.


Detalle en bóveda. Cruz de los Dominicos
         Es la finca menos parcelada porque su propietario la gestionaba entera y además no podía venderla, como sí hizo el Duque con Maricara a finales del XVIII. Pertenecía a lo que se llamaban "manos muertas", pues aunque la propiedad era del Clero, su adquisición había sido finalista. En este caso el sostenimiento de una Fundación. La del convento de Santo Domingo de Badajoz de la Orden de los Dominicos. Y después fue adquirida entera también, por una sola familia, sin dar oportunidad a los labradores del pueblo a hacer rompimientos del terreno para sembrar pequeñas parcelas en arrendamiento, como sí ocurrió en Santa Justa.

          
750 has. Le faltan las casi 60 has que se han sido inundadas por el pantano
De 1.766. Se aprecia por encima de Nogales.
Es difícil de ver pues el sur está arriba

          Originariamente tenía una superficie de unas 1.300 fanegas (más de 800 has). Un 10% de la superficie del término de Nogales. Sus límites eran: N: Cima de la sierra de Mariandrés, O: Jarales,  S: Rivera de la Jarilla y E: término de Salvatierra.
Vista aérea del cortijo principal
      
          Actualmente son dos fincas. La de "allá" de la familia Gómez Rico, y la de "Acá" de los hermanos Torres Bernáldez. Las dos tienen cortijo, aunque el más antiguo y originario es el de "Allá"
        
     Este cortijo con su oratorio de los dominicos y sus famosos estanques de época romántica, es otra razón más para dar a conocer su historia. Y por eso empezaremos, como es natural, por el principio.
                La primera referencia que tenemos es del Archivo de la Casa Ducal de Medinaceli:
        Del 27/11/1516.
               "Concordia auténtica que otorgaron los señores Lorenzo Suárez de Figueroa, conde de Feria y Gómez Hernández de Solís, su primo hermano quien cedió el derecho que pretendía tener a las dos terceras partes de Salvaleón, por la dehesa de la Jarilla, término de Nogales."

            La madre de Gómez, Beatriz Manuel, era hermana de Gómez II, padre de Lorenzo (Condes de Feria), y pleitearon con éste por la herencia de su tío Juan Manuel. A madre (Beatriz) e hijo (Gómez) le habían tocado 2/3 de Salvaleón. Y parece que llegan a este acuerdo (“Concordia”) 





                    En el catastro del Marqués de la Ensenada de 1.752, encontramos lo siguiente:
Habla de la calidad de las tierras del Duque y
de la Jarilla, que era del Convento a Señor
Santo Dgo a la Ciudad de Badajoz

"Por lo que hace a La Jarilla, está dividida en quatro partes
 y en cada un año se siembra una".

Pila de agua bendita del oratorio. 

Pila con rosarios en la antesala del oratorio
 
Una talla de San Pedro, que 
por el sitio en que está depositada, 
seguro perteneció a la Jarilla. 
Y por eso le llamamos: El San Pedro de la Jarilla.
Eso sí, anda muy mal de cabeza
"Está degollao" 
A duras penas logré mantenérsela para que saliera presentable en la foto 

El catastro de 1.852:
"No hay casas de campo, a excepción de la de la Jarilla."
(Monsalud no pertenecía al término de Nogales aún.)








             En el interrogatorio para la Real Audiencia de 1.791, se señala:

       Hay dehesa boial de pasto y bellota, el egido de unas quarenta fanegas de tierra, otras treinta fanegas de diferentes dueños, la Dehesa la Jarilla de pasto, labor y bellota propia del Combento de Santo Domingo de Badajoz.

       La cosecha de granos es tambien escasa y limitada al propio consumo, pues se regula en 2254 fanegas de trigo y 1120 de cevada, y como el ramo de ganados es tambien escaso, resulta ser muy pobre este vecindario reducido a 160 vecinos (unos 600 habitantes) con tres leguas cuadradas de termino, cuia maior parte se disfruta por forasteros, es a saver: la Dehesa de la Jarilla la aprovecha a pasto, labor y bellota, su dueño el Combento de Santo Domingo, y otras tres dehesas (Santa Justa, Maricara y Entrines) que son del Duque las disfruta ganado lanar trashumante.

      Se surte la villa de aguas potables en 2 fuentes abundantes y de buena calidad, situado a la falda NE, del cerro; un pilar regular entre las dos para las caballerias, y varios manantiales a mayores distancias de diferentes clases, siendo apreciadas las que hay en la sierra de Monsalud. Confina el termino por N. con el de Corte de Peleas y el Almendral; E. Santa Marta y Morera; S. Parra, Salvatierra y Salvaleon; 0. este último y la Torre de Miguel Sesmero, á distancia de 1/2 legua a 1 y comprende las 3 dehesas denominadas Jarilla, Maricará y Monsalud (ya era del término de Nogales), las cuales tienen sus casas de campo para las atenciones de la agricultura;

1,836. La Desamortización.
La finca es expropiada a la Iglesia
     
               En 1.833-34, empiezan a ponerse en marcha una serie de leyes para intentar rebajar la deuda del Estado. Esta 1ª Desamortización (del ministro Mendizábal) consistió en expropiar propiedades y derechos de la Iglesia. En Nogales solo conocemos tres casos: 

              - El cortinal de la hermandad de Nuestra Sra. del Rosario, en 1843. Que está justo al final de la calle San Juan. Antes de la Chaparra. Cuya documentación obra en nuestro archivo particular.

Portada de la Escritura de compra al Estado. 
Compra el cortinal Don Andrés Zambrano, secretario del Ayuntamiento.
 Posiblemente por encargo de alguien del pueblo

Anuncio de la salida a pública subasta en un BOP de 1.842


 - La Cerca del Administrador, de 25 fanegas, que incluía la ermita de las Santas y casa y huerto del ermitaño en Santa Justa. De la que sabemos muy poco. Posiblemente se quedó con ella en la subasta sobre 1840 el padre de Bernáldez Grinda, Don Juan José Bernáldez Dguez, quien se la vendió en noviembre de 1862 al senador del Reino Sr. Don Juan Andrés de La Cámara y Liaño, de Barcarrota. Y éste al Duque de nuevo, por 4.000 escudos, quedando registrada a nombre de éste último el 20/12/1869.
       Posiblemente fuera la desamortización la que hiciera que la antigua ermita de los Mártires se ampliara y se convirtiera en la actual de las Santas que hoy conocemos en la calle San Cristóbal.
 - Y la Dehesa de la Jarilla. Que se anuncia para salir a subasta en mayo de  1.836   



Por analogía con el proceso seguido con otra finca, el Bonabal, que adquirieron en Alanje  y cuyo anuncio salió un mes después, la subasta de la Jarilla se la habría adjudicado en 1.937 la sociedad formada por la Señora Viuda e hijos de Don Pedro Romero de Tejada y Marcos (muerto ese mismo año), industrial de Almendralejo que procedente de Nieva de Cameros (1.792), en la Rioja, hizo un emporio con el comercio de lana.



   
             Parece que su hijo Pedro es el que consta más tarde como titular de la finca. Era hermano de la madre de Carolina Coronado, es por ello que ésta pasó en la Jarilla algunas temporadas durante los años 1.848 y 49. Donde escribió la novela Jarilla y lo mejor de su poesía, "El amor de los amores"


        En una introducción a la novela Jarilla podemos leer: "es un canto a la naturaleza y a la naturaleza extremeña, al paisaje de Carolina (el escenario se sitúa en la sierra de Monsalud y los castillos de Nogales, Salvaleón, Salvatierra y Alburquerque) y una manifestación más del tópico clásico del beatus ille (menosprecio de corte y alabanza de aldea)."
       Ya sé que habla de parajes que todos conocemos; que está en Internet; que es de la época romántica. Ya lo sé. Pero cuidado si decidid leerla, os recomiendo tomar antes un Omeprazol y tener preparado cualquier Ibuprofeno al uso. Aunque sea genérico. Una sobredosis de romanticismo no siempre tiene que ver  con el primer amor de la adolescencia. Puede afectar gravemente su salud y a la de los suyos..


















1.887


    De Don Pedro Romero de Tejada y Falcón pasa a su sobrino, Don  Alberto R.T. y Massa, hijo de su hermano Manuel. Éste, al no tener descendencia, en 1880 y tantos se la deja a su hermano Pedro Justo, quien también mantiene la unidad de la finca hasta su muerte, en 1.914, y la de su mujer, Eloísa Marín del Valle, tres años más tarde. El matrimonio tuvo 6 hijos. Cuatro varones: Pedro, Manuel (Otro fallecido antes que sus padres) y Antonio. Y dos hijas: Eloísa y Araceli.


            Como consecuencia de la partición hereditaria de Don Pedro Justo, la finca se divide, al menos, en dos: 
       La de Allá se la adjudica Pedro y la de Acá su hermano Antonio.       

Finales de los Felices años 20
    Don Pedro, que había sido ya alcalde de Zafra, y metido en el floreciente negocio de vinos  y licores, pone en venta  la finca. Su representante acude a varias familias del pueblo con “posibles” y la compran finalmente los hermanos Torres Lozano, José (abogado), Carmelo y Carmen,  "Los Carmeluchos", a partes iguales y proindiviso. La fecha, 4 de abril de 1.919. Consta que la finca tenía aproximadamente 350 Has. En realidad debía estar cerca de las 400. 



* Precisamente la calle Virgen de Guadalupe se la solía nombrar como la calle de la Bodega.


   




Esbozo de la foto del cuadro del bar de José Aranda, hijo que fue de Don Ángel
 


      

Fco Pizarro 8. Donde vivieron Juan y Eloisa

 Araceli y Manuel no estaban incluidos aún en este censo electoral. Eran menores de 22 años
 Joaquina vivía con sus 4 hijos en la Plaza nº 5
             Don Antonio estaba domiciliado en el cortijo, como el matrimonio de guardeses Manuel Zorzano y señora




nº 5 de la Plaza de la Libertad



Cortijo de la Jarilla de "Acá"







Pilar principal. El manantial se encuentra en la falda de la sierra de Mariandrés

            Nuestro agradecimiento a toda la familia Gómez Rico por su acogida y buena disposición.

            Asimismo, quiero dar las gracias a todas las personas que con nosotros siguen investigando; y a quienes colaboran con sus aportaciones para que conozcamos mejor lo que tenemos en nuestro Cabezo y alrededores.

Detalle de una de las bóvedas del salón

El mentidero. 
A punto de empezar la hora de la verdad

Escudo de los Dominicos en el altar 
Para cualquier corrección o incorrección, diríjanse a                               blogalescarmelo@gmail.com  



6 comentarios:

Fernando Vera dijo...

Yo soy nieto de Araceli Romero de Tejada y de Fernando Vera Flores, es decir, bisnieto de Antonio Romero de Tejada y Marín del valle y su segunda mujer, Joaquina Benitez.Ni que decir tiene lo interesantisimo que me ha resultado el artículo. Muchas gracias.

Fernando Vera dijo...

Perdón, de Araceli y de Fernando Vera Rebollo; Vera Flores, el secretario, era mi bisabuelo.

Carmelo Ramirez dijo...

Cierto. Y por ende, Don Antonio era el Tatarabuelo.
Es curioso que el artículo, publicado hace un año y medio, vuelva a conseguir con este recordatorio otra cantidad record de entradas. Ahora mismo ya está por las 2500 visitas y aun no han pasado 24 h.
Respecto a tus visabuelos Fernando y Elisa, no sé si lo habras visto, iba el articulo del periódico con el que hemos colaborado en el programa de Feria de este año. Fue entonces cuando murio su hija Elisa de 8 años de sarampion. Aunque creo que en algun correo ya te lo Envíe. No sé si eres el mismo con quien contacte hace poco.

Me alegro de que te haya gustado el artículo.

Un saludo

Carmelo Ramirez dijo...

Y perdonen ustedes por algunas faltas de ortografía como los visas y la ausencia de tildes, pero esto del movil...

Fernando Vera dijo...

Efectivamente Carmelo, soy el mismo Fernando y todavía tengo pendiente una visita al pueblo de mi abuelo, que aún no conozco. He sacado de tu artículo datos interesantes que desconocía, como la existencia de una tia abuela, Elisa, que murió de pequeña, así como el primer matrimonio de mi bisabuelo Antonio (me consta que enviudó por segunda vez y contrajo un tercer matrimonio!)En fin sigo atento a tus publicaciones y estamos en contacto. Un saludo.

Fernando dijo...

Muy interesante y muy completo. Me ha gustado mucho.
Gracias por compartir estos conocimientos.